Loading...

¿Qué es el tabaquismo? Definición, Causas, Efectos y Tratamiento

En la actualidad son muchos los individuos que se pueden catalogar como fumadores y algunos de ellos están propensos a volverse dependientes, estos son los que comúnmente se conocen como adictos. Hay diversas presentaciones para las sustancias que estos inhalan, una muy popular a nivel mundial es el tabaco, cuya dependencia o uso constante genera el particular tabaquismo.

Se ha demostrado que este padecimiento se inicia antes de los 18 años en varios casos, además es considerado una de las primeras causas de invalidez o muerte prematura, por estas y otras razones, saber qué es el tabaquismo es realmente importante, en este artículo nos disponemos a presentarte toda la información pertinente sobre el efecto que genera el tabaco, es decir, el tabaquismo.

 

¿Cuál es la definición de Tabaquismo?

 

Muchos conceptos se han manejado para definir el tabaquismo y aunque son diversos, todos señalan prácticamente a lo mismo. Se trata de un tipo de adicción o enfermedad adictiva, recurrente, crónica y dañina, que en la mayoría de los casos se da por la inhalación de sustancias tóxicas (por parte de fumadores) que están presentes en el tabaco (o cualquier presentación).

 

La adicción se conoce como el hábito, generado por el cerebro, donde el individuo siente dependencia por algo (en este caso a los cigarros o tan solo al hecho de fumar) que resulta ser dañino. Se considera que una persona es etiquetada como fumadora cuando ha inhalado más de 100 cigarrillos en lo que lleve de vida y lo hace continuamente, todos o la mayoría de los días.

 

¿Cuáles son las causas del Tabaquismo?

Esta adicción se genera cuando las personas se convierten en fumadores dependientes, es decir, que no pueden realizar sus rutinas diarias o ciertas actividades, sin la necesidad de inhalar un cigarrillo (o tabaco), que generalmente terminan siendo más de uno. Los motivos que llevan a los jóvenes (porque en esta etapa es donde se comienza) a fumar son varios.

Uno de ellos es la clásica identificación con una figura adulta (que ya es fumador y tal vez padezca de tabaquismo). A esta edad es muy común buscar parecerse o demostrar algo a alguien, y terminan haciéndolo. Otra razón es la factibilidad que tienen los productos generadores del tabaquismo en el mercado, que es mucha, puedes hallarlos en cualquier local e incluso ambulante.

Además, algunas propagandas (o cualquier tipo de publicidad) por parte de las empresas que elaboran los tabaco incitan a los jóvenes a fumar. Actualmente, una causa que se ha hecho muy común viene acompañada de la frase “es una moda”, dando a entender que lo hacen para resaltar entre las demás personas, estar en tendencia o solo parecerse a personajes famosos que fuman.

También influyen factores del comportamiento, los sentimientos, los principales disparadores como los momentos del día cuando se come, se toman bebidas alcohólicas, al hablar mucho, por factores de genética, el hogar, una depresión, consumo de otras sustancias y la edad inicial.

 

Efectos de la dependencia al tabaco

Si bien, la inhalación de estos productos suele “quitar el estrés” de alguna forma, según los fumadores es lo que les lleva a volver por uno o más al día, todos los días. Se ha demostrado que el tabaquismo es una de las adicciones, consideradamente física, más intensas entre todas y que cuando se comienza es un poco difícil de parar.

La mayoría de los fumadores conocen los daños y están conscientes de lo que hacen a su organismo, pero los cambios en el estado de ánimo y los efectos físicos placenteros que generan las sustancias presentes en estos productos, les hacen desear seguir consumiendo tabaco. Cuando las personas intentan dejar de fumar (abstenerse) se generan reacción o afecciones adversas.

Algunos individuos se vuelven tan dependiente que desechan comentarios u opiniones negativas sobre lo que hacen, e incluso llegan a dejar de comer, hablarle a los amigos (o familiares) que se oponen a su adicción.

 

¿Cuáles con las consecuencias del tabaquismo?

Ninguna adicción es buena, ya sea el tabaquismo o cualquier otra. Todas traen consigo las temibles consecuencias, en algunos casos mayores que en otros, pero igualmente dañinas. Esta afección adictiva en particular, genera efectos adversos o secundarios tanto físicos como psicológicos, que aunque el consumidor lo desee no dejará de padecer.

El tabaquismo es un padecimiento tan fuerte que hasta el dejarlo conlleva al individuo a sufrir consecuencias. Pero que son muy leves si comparamos con las que se desarrollan al pasar el tiempo y seguir con esta adicción al tabaco. En este capítulo te diremos cuáles son esas contradicciones principales que tanto se temen en el fumador.

Esta dependencia al tabaco daña sobretodo lo demás, a las partes del organismo por donde circula el humo que se genera. Entre las alteraciones que se consideran más “leves” encontramos: alteración de los sentidos como el gusto y olfato, trastornos en la fertilidad y en las encías, dolores de cabeza constantes, quita el hambre (e ingerir alimentos es sumamente importante).

Además, desarrolla una ansiedad por seguir consumiendo, se generan caries, manchas y se caen los dientes. Disminución de actividades recreativas (sociales), tos, alergia, fosas nasales constipadas, ojos irritados y llorosos, partos prematuros o los recién nacidos fallos de peso, produciendo inclusive la muerte prematura.

En la etapa de abstinencia las consecuencias (o síntomas) son más que todo físicos, pero una que otras psicológicas, estas son: cambio de humor, ansiedad, antojos (necesidad de tener las manos y boca ocupadas), inquietud, irritabilidad, depresión, dificultad para concentrarse, rabia, ira, hambre excesiva, insomnio, diarrea, frustración, tristeza, estreñimiento e inclusive sensación de soledad.

 

Enfermedades que causa el tabaquismo

No es un secreto para nadie que el tabaquismo se asocia a un considerable número de enfermedades como consecuencia, aparte de los efectos ya mencionados.  Estos padecimientos suelen ser de índole respiratoria, cardiovasculares, entre otras. Se han registrado a más de 25, si intentamos ser exactos. Aquí te decimos cueles son las más comunes.

En las vías respiratorias o pulmones (más información: pulmones de un fumador): puede afectar gravemente el sistema respiratorio (son las enfermedades más comunes asociadas) generando desde alergia, malestar para respirar, falta de oxigenación, bronquitis crónica, neumonía, enfisema pulmonar y empeora los síntomas del asma.

En el corazón y todo el sistema cardiovascular en general: ataque cardíaco, cardiopatía isquémica, aneurisma de aorta, infarto del corazón o el cerebro, derrame cerebral, padecimientos cerebro-vascular, enfermedad vascular periférica, y empeorar enfermedades cardíacas ya existentes como la insuficiencia.

Los tipos de cáncer que se pueden desarrollar: sí, el tabaquismo ayuda a desarrollar los malignos tumores en nuestro organismo, en lugares como los pulmones, la boca, la laringe, faringe (garganta), en el páncreas, el riñón, esófago, la vejiga, cuello del útero e incluso algunas leucemias.

Otras enfermedades: cataratas, pérdida absoluta de la visión, diabetes, esterilidad e impotencia sexual, inflamación de las encías o gingivitis, periodontitis, causar envejecimiento mientras se altera la estructura de la piel, arrugas, dedos calloso y amarillo, entre otras. Las personas cercanas a quienes padecen de tabaquismo, generalmente desarrollan alguna de estas enfermedades.

 

¿Cómo prevenir el tabaquismo?

Muchas organizaciones (sobre todo del área de la salud) se han encargado de elaborar campañas donde mantienen una postura contra el tabaco y se sensibiliza a la población en general sobre el aporte de hábitos sanos a su vida, una de las más resaltantes es la OMS (Organización Mundial de la Salud). Estas charlas llegan a líderes sociales, medios escolares, grupos de riesgo y fumadores.

Los programas tienen como objetivo concientizar al mayor número de individuos posible, también se han promovido los ambientes libres de humo de cigarro. Por lógica, los que forman parte de estos

espacios son zonas escolares, entidades del estado, clínicas, hospitales, laboratorios, empresas de desarrollo o elaboración de productos, entre otros.

Sin embargo, se han vuelto populares los afiches o letreros con el lema “este es un ambiente 100 % libre del humo de tabaco (o cigarro)”, con los cuales puedes prohibir de cierta forma la inhalación de estos en espacios que tu deseas y se te permita. Muchos fumadores no suelen hacer caso a este tipo de publicidad, pero hay países donde hasta las autoridades hacen valer esta regla.

Una forma que se ha implementado es hacer subir los impuestos de empresas que elaboran los tabacos. La mejor forma de prevenir el tabaquismo es sin fumar, no caer ante la tentación del primer cigarrillo. Mantén cierta distancia de las personas que te incitan a probarlo y lugares que venden. Si aún no has llegado a la etapa de adicción, puedes ir dejándolo antes de que sea tarde.

 

Tratamiento para el tabaquismo

Abandonar este mal hábito del tabaquismo es un deseo fuerte para muchos individuos y aunque puede parecer difícil, hay tratamientos que te ayudan a superar esta adicción. Existen diferentes formas u opciones para hacerlo, lo que primero que se necesita es la disposición como fumador.

Señal salida tabaco

Si no se cuenta con esta, hay intervenciones terapéuticas que te podrían ayudar a esforzarte por dejar de fumar, algunos individuos tan solo necesitan asesoramiento psicológico para dar el paso. Sin embargo, la mayoría de estas personas necesitan de fármacos, existe una llamada Terapia Sustitutiva con nicotina, la TNS, que consta de parches, chicles y comprimidos.

Consejos para hacer efectivo el tratamiento: consume agua, frutas y hortalizas, no grasas. Práctica diversas técnicas de relajación, reduce el café, realiza más actividades físicas e intenta mantener tus manos, y boca ocupadas con otras cosas como comida (o caramelos).  Más consejos en: cómo dejar de fumar.