Loading...

Pulmones de un fumador: Activo, Pasivo y Remedios caseros

Fumar es una de las actividades poco sanas más común en el mundo, los cigarros, tabacos o puros están al alcance de las manos en cualquier momento y mercado. No son desconocidos los efectos adversos que estos provocan en diferentes partes del cuerpo, especialmente en los pulmones.

Un fumador puede ser pasivo o activo, sin embargo, ninguno de los dos tipos se salva de sufrir las temibles y terribles contradicciones. En este artículo encontrarás toda la información sobre los pulmones de un fumador, los cuales no son iguales a los de alguien que no fuma, ni mucho menos los mismos que eran antes de comenzar a inhalar los productos con nicotina disponibles.

¿Qué es un fumador pasivo?

Es el primer tipo, se trata del individuo que inhala el humo del tabaco de forma involuntaria, es decir, una persona que no es fumadora pero está expuesta con mucha frecuencia a ambientes con el aire contaminado por este. Generalmente, el humo es generado por otro individuo que sí es fumador y exhala la sustancia a su alrededor. Hoy en día se está muy propenso a ser este tipo. Mas información en wikipedia.

fumador pasivo

Al principio, se creía que el fumador pasivo solo presentaba síntomas leves. Sin embargo, actualmente se sabe que estos fumadores involuntarios también están propensos a padecer de terribles afecciones, sobre todo las de índole cardiovascular o respiratoria como bronquitis, asma, neumonía e incluso cáncer, las más comunes suelen afectar y arruinar por completo los pulmones.

¿Qué es un fumador activo?

Este es el caso del fumador que inhala los productos con nicotina de forma directa y voluntaria, lo hace por pura decisión propia, el inhalar y exhalar el humo de los tabacos (o cigarrillos). Su condición de fumador no depende de otras personas o encontrarse expuesto, puede encontrar y consumir los productos de diferentes formas. Además, son los que suelen padecer tabaquismo.

¿Cuál es la diferencia entre un fumador pasivo y un fumador activo?

Podemos establecer ciertas diferencias entre ambos tipos de fumadores. Principalmente, mientras que los fumadores pasivos reciben esta droga como consecuencia negativa por hallarse cerca de un espacio con el humo de tabaco, los fumadores activos lo hacen por decisión libre y propia, se someten a esta sustancia por elección. Un fumador pasivo depende de un fumador activo.

En el caso de los fumadores activos, son los únicos que corren el riesgo de volverse adictos a las sustancias, como la nicotina, ya que pueden consumirla cuando y donde lo deseen. Los fumadores pasivos que están expuestos al humo no sienten la necesidad de volver a ello y para inhalarlo deben estar cerca de una persona que sea fumadora activa.

En cuanto a los efectos adversos o contradicciones, el fumador pasivo también está propenso pero las posibilidades de que algo ocurra son menos. Mientras que para el fumador activo, estas consecuencias malignas son altamente probables e inevitables.

Para los pasivos, es más fácil la abstinencia, ya que solo se deben retirar de los espacios con el aire contaminado y no sufrirán síntomas secundarios. En el caso de los activos, el proceso es mucho más complejo, largo y difícil. Además, estos si presentarán diversos síntomas comunes de la abstinencia.

¿Cómo son los pulmones de un fumador pasivo?

Se pensaba que los pulmones de los fumadores pasivos no sufrían daños mediante la exposición indirecta al humo de cigarro, pero se han desacreditado esas suposiciones con pruebas y hechos reales. Los pulmones de los fumadores involuntarios también pueden padecer afecciones.

Quienes resultan más afectados son los pasivos, ya que este humo externo es mucho más maligno. Dependiendo del tiempo que hayan estado expuestos, los pulmones adquirirán una apariencia (generalmente arruinada), en muy pocos casos llegan a estar tan desgastados como los de activos.

¿Cómo son los pulmones de un fumador activo?

Los pulmones de un fumador activo suelen presentar características o rasgos desgastados, los cuales dependerán de la cantidad que se fume o el tiempo que lleve haciéndolo. En este capítulo encontrarás una breve descripción de estos, dadas diferentes cantidades de tiempo como adicto.

pulmones de un fumador

Pulmones de un fumador de 1 año

Estos órganos no suelen cambiar casi nada en un año, aunque hay ciertos rasgos como el movimiento y la expansión que se ven afectados. Si se lleva un año fumando los efectos secundarios que se puedan padecer son reversibles por completo, comienza por dejarlo y verás.

Pulmones de un fumador de 5 años

En el caso de quienes llevan fumando cinco años, sus pulmones comienzan a padecer de otros efectos adversos además del agotamiento y recesión, la pigmentación de estos se comienza a oscurecer, enfermedades como el asma o la bronquitis se hacen presente en algunos casos.

Pulmones de un fumador de 10 años

Para los individuos que llevan fumando diez años sus pulmones ya han alcanzado daños mayores, algunos inclusive irreversibles. Las cicatrices se hacen presentes, así como la neumonía y taquicardia, alergias, el color negrizco o morado es más intenso y menos probable de mejorar.

Pulmones de un fumador de 15 años

En los pulmones de personas que llevan quince años fumando las cicatrices son muy evidentes e intachables, su color ya no es rosa y la probabilidad de que vuelva a serlo es casi nula, la bronquitis hace presencia más seguido y es muy probable que el asma sea incurable para esta etapa.

Pulmones de un fumador de 25 años

Los pulmones de un individuo que lleva veinticinco años fumando están terriblemente corrompidos, enfermedades como la neumonía y el cáncer son comunes e inevitables, el color (negrizco) es imposible de curar, la muerte se hace opción y podría decirse que no hay vuelta atrás.

Pulmones de un fumador de 50 años

Lamentablemente en esta etapa los daños son demasiados e irreversible, es posible que ni llegues a los 50 años fumando y mueras antes de tiempo. Se ha comprobado que muchos individuos mueren por tan solo ser fumadores, con los pulmones negros, dañados, feos y muy enfermos.

Tiempo de recuperación de los pulmones de un fumador

Después de cada cigarro los pulmones tardan hasta una hora como máximo en deshacerse del humo y toxinas. Mientras que estos tardan muchísimo tiempo cuando es a largo plazo, más de lo que se necesita para la abstinencia, e incluso pueden llegar a nunca recuperarse (o por completo).

En el momento en el que un fumador deja el tabaco, se generan unos efectos en la persona, más información en: Síntomas al dejar de fumar.

Se estima que el tiempo de recuperación en caso de fumadores pocos consumidores (como de 3 cigarrillos al días durante 5 o 7 años), es de aproximadamente un año. Mientras que los casos donde los individuos llevan de 10 o más años, se podría tardar demasiado (hasta 5 años) e inclusive nunca curarse.

Pulmones de un fumador vs pulmones sanos

Se considera que los pulmones de un fumador sufren en extremo, por lo cual al observarlos podrás ver que tan dañados e irritados se encuentran, así como enfermos, con un tono entre negruzco y sangriento violeta, cubiertos de diversas cicatrices, con partículas nocivas y presentes dificultades de movimiento (o expansión).

Mientas que los pulmones sanos son capaces de expandirse tal y como deberían hacerlo, no presentan ningún tipo de cicatriz (a menos que sea causa de una intervención quirúrgica), su color es el clásico rosa fuerte, no tienen partículas nocivas y se ven en mejores condiciones.

Remedios caseros para limpiar los pulmones de un fumador

Cuando los efectos secundarios causados por fumar aún no son tan graves, existen remedios capaces de aliviar los malestares o esas pequeñas afecciones. En estos casos leves puede no ser necesario acudir a un médico,  los productos farmacéuticos para la abstinencia son buenos, pero también se necesitan de otros para las consecuencias.

remedios caseros para limpiar los pulmones

Estos deben aliviar los malestares que se generan en los pulmones, ya que son los órganos más afectados en todos los fumadores. En este capítulo de nuestro artículo encontrarás cuatro recetas (de remedios caseros) que ayudarán a limpiar, fortalecer, purificar y regenerar los pulmones de los fumadores (sean pasivos o activos).

Para limpiar los pulmones de un fumador

Se trata de una bebida (un té), necesitarás 2 cebollas, agua, 2 gr de cúrcuma, 50 gr de jengibre rallado y 2 cucharadas de miel. Se deja hervir el agua, cuando se llegue al punto de ebullición se agregan los demás ingredientes, remover, complementar y dejar hervir 5 minutos, retirar del fuego, filtrar y listo.

Para fortalecer los pulmones de un fumador

Si quieres darle fuerza a los pulmones necesitarás: 250 ml de agua, 2 hojas de laurel y 10 gr de madreselva, tan solo vas a hervir el agua, agregar los ingredientes, remover, hervir 5 más, retirar del fuego, tapar, dejar reposar y luego de una hora lo puedes tomar.

Para purificar los pulmones de un fumador

Para la purificación nada mejor que una infusión de albahaca, jengibre, menta y eucalipto. Además, necesitarás ½ de agua y 3 cucharadas de miel, dejas hervir el agua, agregas todos los ingredientes, remueves, dejas otros 10 minutos hasta que haya bastante vapor, retiras del fuego (absorbe el humo que se genera), al enfriarse lo filtras y puedes tomar la bebida resultante.

Para regenerar los pulmones de un fumador

Necesitarás de 200 ml de agua, un ajo, zumo de limón, 20 gr de jengibre, eucalipto y 10 hojas de menta. Hervir el agua, allegar al punto de ebullición se agregan los demás ingredientes, remover y hervir 10 minutos, retirar del fuego, absorber por las vías respiratorias el humo generado, media hora después filtrar y te tomas el resultante.