Loading...

Dejar de fumar engorda. Cómo dejarlo sin engordar

Por lo general se suele cumplir que dejar de fumar engorda. Es conveniente saber por qué ocurre esto, para poder tomar las medidas que están en nuestras manos para evitarlo.

Tras revisar varios estudios sobre este tema, resulta difícil encontrar una media fiable de los kilos que se suele engordar. Podría hacerse una estimacion de entre 3 y 5 kg.

Tampoco se puede generalizar, hay muchas personas que consiguen dejar de fumar sin engordar,  aunque son minoría, pero se puede conseguir o por lo menos minimizar el aumento de peso.

Ante todo, cuando se pretende superar la adicción al tabaco, el coger unos kilos de más es un mal menor, por que al igual que se cogen se pueden perder después.

Para conseguir dejar el tabaco recomiendo leer: cómo dejar de fumar. El evitar engordar al dejar de fumar,  no debe ser una obsesión, ya que fumar es mucho peor para la salud, aunque nunca esta de más seguir unas pautas para minimizar el aumento de peso.

 

Conoce como conseguir dejar de fumar sin engordar

No hay razones suficientes para relacionar directamente la subida de peso con el tabaco. Aunque es bien sabido que es normal coger algunos kilos de mas. Son mas propensas a subir de peso las personas cuyos hábitos alimentarios no son los recomendados.

por qué dejar de fumar engorda

Existen varias hipótesis acerca de las causas que producen el engordar cuando se deja el tabaco.

  • No hay que olvidar el alto poder adictivo de la nicotina, la cual estimula varios centros cerabrales, otorgando una sensación de placer que se transformara en angustia y ansiedad al dejar de fumar, lo que provoca más ganas de comer, especiálmente alimentos con muchas calorias.
  • La nicotina posee propiedades estimulantes que aceleran el metabolismo produciendo un consumo mayor de unas 200 kcal en comparación con personas no fumadoras.
  • Por otra parte las personas fumadoras tienen reducidos los sentidos gustativos y olfativos. Es un efecto reversible de manera que el dejar de fumar  supone una mejorías, pudiendo provocar aumento del apetito.

 

Cómo dejar de fumar sin engordar

Realmente es posible conseguir dejar de fumar sin engordar , o al menos lo mínimo posible. Según varios estudios no en todos los casos todas las personas engordan.  El éxito puede lograrse con estos consejos:

Controlar la ansiedad

Es normal que aumente el apetito y la sensación de hambre. Es importante llevar una dieta moderada y  un control efectivo de la misma, cómo realizar las 5 comidas diarias, incluyendo en la dieta variedad de  frutas y vegetales. Si las verduras o frutas nunca han sido lo tuyo, planteate matar dos pajaros de un tiro y empezar a incluirlas en tu dieta habitual.

También en este aspecto pueda venir bien el usar algun tipo de tratamiento que ayude a controlar el estado de nerviosismo desde el principio. Para esto mejor consultar al medico habitual.

Cuidar la alimentación

Aunque puede resultar muy obvio que el controlar la alimentación es importante,  puede resultar dificil de llevar a cabo. Cuando existe una gran barrera que impide cambiar las costumbres alimentarias, es recomendable contar con la ayuda de un nutricionista.

Es posible que tengas la necesidad de tener algo en la boca continuamente, puedes ayudarte con chicles o caramelos(preferiblemente sin azucar).

El deporte ayuda

Es recomendable cuando se pretende no engordar al dejar de fumar, según se abandone el hábito del tabaco, crear otros más saludables: apuntarse al gimnasio, tanto salir a andar, cómo a correr o otras actividades deportivas. Estas actividades ayudarán a canalizar la ansiedad en otra cosa que no sea la comida.

Otros consejos

Beber mucha agua es importante, dos litros como poco al día. Tambien son aconsejables las bebidas calientas,  como infusiones, ya que ayudan a eliminar toxinas del cuerpo y a incrementar la sensacion de saciedad.

No es aconsejable iniciar ninguna dieta de adelgazamiento durante el periodo de deshabituación. Pueden provocar un estrés añadido, siendo poco aconsejable en los primeros días de abstinencia en los que es normal encontrarse en un mayor estado de nerviosismo.

¿Es mejor seguir fumando para no engordar?

A pesar de saber lo perjudicial que es el tabaco para la salud, muchas personas retrasan la decisión de dejar de fumar por miedo a engordar cuando se deshagan de este mal habito. Es un enfoque totalmente equivocado.

El superar la adicción al tabaco es uno de los mayores pasos que se pueden dar para mantenernos sanos y saludables y aumentar nuestra esperanza de vida.

La ganancia de peso que habitualmente se obtiene, según este estudio, normalmente se vuelve a reducir a medida que desaparece el estado de nerviosismo, la ansiedad y demas sintomas producidos por la abstinencia del tabaco.

Por todos estos, entre otros motivos, no debemos preocuparnos por si dejar de fumar engorda , el coger unos kilos de mas es un mal menor, comparándolo con los problemas que pueden tener los fumadores.